#MiVidaConTi – Semana 9/40 1+1 son 7

La semana 9 de embarazo transcurrió entre bluaghs y más bluaghs, entre sueño y más sueño y entre un cansancio como nunca antes había experimentado.

El bluagh mañanero se convirtió en uno a cada momento en el que tenía hambre o esa sensación parecida que todavía no he identificado al cien por cien, con lo que para intentar evitar el bluagh, empecé a tener siempre ocupado mi estómago. Frutos secos, galletas dulces, galletas saladas, chupa chups, chucherías… Los cajones de mi mesa de trabajo no tenían nada que envidiar a ningún mostrador de gasolinera. Y aún así, cada dos por tres tenía que correr hasta el baño e intentar salir con dignidad.

 – Ángela, ¿esa gastroenteritis no está durando demasiado? Deberías ir al médico.

 – Ángela, ¿por qué te coges los miércoles libres? ¿se te hacen cinco días de trabajo seguidos imposibles?

Y preparamos la cena. Cordero con brócoli. Y entendí como funciona la selección natural. Disfruté del cordero y comí el brócoli y al cabo de 5 minutos descomí misteriosamente solo verde, solo brócoli, y le saludé como bien debería haber hecho antes de ingerirlo.

desmotivaciones.mx_EL-BROCOLI-ES-SALUDABLE.-Saldalo_134171884625.jpg

Y cuando se pasó el malestar llamé a mi hermana para contarle lo listo que eras y cuánto te gustaba el cordero ya con tus 2 centímetros de estatura y 2 gramos de peso.

 – ¿Cómo? ¿Qué? ¿Tu también estás embarazada?

 – Si. Pero creo que no MUY embarazada porque la raíz cuadrada de la frecuencia cardíaca del cigoto multiplicada por los días de implantación y dividido entre los días de ausencia de menstruación menos la distancia de Mons a Castellón, dan como resultado unas décimas inferiores al valor habitual de las MUY embarazadas como tú.

 – ?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿???¿?¿?¿?

 – Además, yo no tengo angustia. Ni siquiera vomité el brócoli de anoche y eso que también se me olvidó saludarle antes.

 – Ten cuidado con lo que deseas hermana, puede hacerse realidad.

….

 – ¿Cómo? ¿Qué? ¿Mi contrato acababa en tres semanas y mi dignidad estaba en el fondo de algún baño?

…Llegó el momento de entrar al despacho del jefe.

Mientras tanto dejo aquí plasmado el texto que La Jeni escribió para anunciar su embarazo. Creo que a vosotros, futuros primos, os ayudará a entender mucho mejor que pasaba por nuestras cabezas en esos momentos.

“Y hoy, 26 de marzo, hace un año de unos de los días más felices de mi vida. Hacía solo 6 días que Jesús me había hecho el regalo más bonito que me había hecho nunca, el de pedirme matrimonio. Para mí celebrar nuestra boda era importante, pero lo era más celebrarla junto a mis seres queridos. Nuestra boda no solo era importante para nosotros, también sabíamos que mi padre tenía muchas ganas de disfrutarla, ya que aunque nunca fue de expresar mucho sus sentimientos, en un momento de inmensa alegría durante la boda de mi hermana, lo había escrito en el libro de firmas <<Te casaste. Es el día mas feliz y espero que tu hermana me de otro tan feliz como hoy 4-6-2015>>. Así que ese viaje desde Bruselas a Castellón iba repleto de ilusión por cumplir los sueños de muchas personas. El momento de decirlo fue mágico, nunca lo olvidaré, sus caras, sus reacciones, sus palabras… Yo entonces dije que sería una ceremonia sencilla, con solo tíos… pero mi padre se levantó del sofá y dijo: <<Ah, no, si se celebra hay que hacerlo como Dios manda>>. Y cuando mi hermana, que estaba siguiendo toda la escena a través de Skype, escuchó el cómo Dios manda de mi padre, pensó que un bonito vestido blanco era una de las cosas principales para disfrutar de ese día. Así que sin decir nada, mi súper hermana (la mejor Pippa del mundo mundial) y Nacho comenzaron el camino de Barcelona a Castellón. Cuando llegaron me dijeron que había que ir a elegir vestido, y los 5 nos fuimos juntos a la primera y única tienda que visitamos. En media hora elegimos el vestido, el más bonito del mundo, el que hizo que mi padre se frotara sus ojos, lo que siempre hace cuando llora, y que a mi madre se le pusiera la nariz roja y se le inundaran sus ojos de lágrimas. Luego juntos nos fuimos a merendar y a celebrar que aunque aún no teníamos ni fecha para la boda, ni sabíamos si iba a ser en la Iglesia o en los juzgados, o si tendríamos un sitio para comer, teníamos ya el vestido perfecto.
Después de 2 meses y poco, nuestra boda se celebró, y describirla es imposible. Solo puedo decir que fue mejor de lo que podría haber soñado, fue sencillamente un día mágico junto a toda mi familia y amigos, y lo recordaré durante toda mi vida. Y en ese día mágico mi padre de nuevo, lleno de alegría, plasmó otra vez sus sentimientos: <<Te casaste el día 4-6-2016. Espero que pronto nos hagáis abuelos>>.
Hacía ya tiempecillo que sabíamos que le apetecía ser abuelo, lo veíamos como se le caía la baba con Álvaro, al que desde aquí le agradezco de todo corazón todo lo feliz que lo hizo. Pero esta vida es así y aunque ya había soñado como dar la noticia a mis padres y preparado diseños de camisetas para que lucieran con orgullo mi embarazo… mis lágrimas caían cada mes del 2016. No era capaz de cumplir el sueño de mi padre, y esto me destrozaba.
Hoy comprendo que la naturaleza y el de Arriba son sabios, y que sabían que el año 2016 era un año por y para mi padre, un año para estar los 4 juntos, y exprimir momentos y derrochar sonrisas. Un embarazo no habría sido compatible con tantos viajes a Castellón y con los no-viajes a Castellón, que tanto dolor me causaban, pero que a mi padre le hacían tanto bien por la confianza que le daban. Así que finalmente me resigné y disfruté de cada uno de esos días juntos, de mi familia, y me prometí a mí misma que algún día le daría a mi padre un nieto, cumpliendo así nuestra promesa silenciosa. Fue lo que pensé en esos últimos momentos del 8 de noviembre. <<Papi, tendrás un nieto que sabrá que en el Cielo siempre habrá una estrella, la más bonita de todas, que lo cuidará por siempre, y que lo quiere y quería desde antes de que naciera>>.
Hoy, en esta fecha tan especial como es el 26 de marzo, me gustaría anunciaros que vamos en camino de cumplir esa promesa. Desde el cielo nos han llegado 2 regalos, primero mi sobri y segundo nuestro “champi”. Mi hermana y yo les estamos dando la vida, ayudándoles a desarrollarse dentro de nosotras, pero realmente, son ell@s l@s que nos están dando el regalo más hermoso del mundo, l@s dos están transformando nuestras lágrimas y tristeza, en risas, esperanzas e ilusiones. GRACIAS Y MIL GRACIAS! Con ganas de ver ya vuestras caritas, aunque habrá que esperar hasta el final del verano. Por cierto si queréis algún adelanto podéis leer el blog de mi hermana #MiVidaConTi, que vendrá lleno de mil emociones”

#MiVidaConTi – Semana 8/40 Las hormonas exorcistas

Nunca me he llevado bien con las hormonas. De hecho, os voy a confesar un secreto. Mis hormonas son la parte que más odio de mi cuerpo.

Hay gente que odia su nariz, sus orejas, su culo… pero todo eso es operable y por unos cuantos euros, hoy en día, complejo solucionado.

Pero, ¿cuánto por un cambio de hormonas que no suponga más hormonas?

Bisphenol A organic pollutant molecule

Cuando a mis amigas les acompañaba la menstruación yo la seguía esperando rodeada de muñecas y cuando entraron en pleno proceso de desarrollo hacia un cuerpo de mujer yo dediqué toda mi energía a expulsar tooooooda la sangre atrasada de años.

Una anemia, dos ojeras, tres análisis de sangre por año e incontables mareos fueron mis compañeros de pubertad.

Y así, mientras mis amigas elegían sujetador yo me dedicaba a elegir las pastillas de hierro más convenientes para mi cuerpo.

Años después aprendí a convivir con mis hormonas, mis menstruaciones locas y mis arritmias en los días fértiles. Pero algo me hacía presentir que volverían a jugármela embarazada cuando mi cuerpo se convirtiera de nuevo en un cóctel molotov de cambios.

Y así ha sido.

Y así fue.

Los primeros días de embarazo empecé a notar una ligera arritmia que me hizo presentir que algo ocurría. Al 90% de embarazadas les aprieta el sujetador, a mi se me descompensó el corazón. ¡Qué afortunada!

Mis hormonas querían decirme algo. El problema es que, las pobres, deben estar muy escondidas entre mis intestinos y para hablarme querían dejarse ver.

 – Bluaghhhhhhhhhhhhhh

 – Bluaghhhhhhhhhhhhhh

Mi cuerpo albergaba un ser extraño, de aproximadamente 20 gramos, que no había pedido permiso a mis hormonas para alojarse (¡Qué osado!) y estas solo intentaban expulsarlo de mi.

 – Bluaghhhhhhhhhhhhhh

Empezaron por intentarlo una vez al día, normalmente a primera hora, pero el ser seguía creciendo ajeno a todo malestar. Y a más ajenidad, más frecuencia. Y a más frecuencia, más cansancio.

Y MÁS,

Y más,

y más…

¿De verdad sigue sin gustarte tu nariz?

#MiVidaConTi – Semana 7/40 Dulce Navidad

Intenté dormir, te lo prometo. Pero desde las 3 de la mañana todos mis pensamientos fueron para ti, para los 9,5 mm de ser extraño que habitaba dentro de mi.

 – ¿Y si le aplasto durmiendo?

 – ¿Y si tiene frío, calor o sed?

 – ¿Y si no consigo ser un buen hogar en el que vivir? ¿Una buena premadre?

 – ¿Y si me quedo sin trabajo?

 – ¿Y si son dos?

 – ¿Y si dedico el insomnio a buscar un ginecólogo de urgencia?

¡Dicho y hecho!

Unas horas después estábamos en la consulta esperando a verte por primera vez.

¡Eras una raya preciosa!

¡Un embrión de casi 10 mm con un corazón bien fuerte!

18199434_10212503085794250_5404684073088887205_n

¡Una, un, con un!

Y respiré sabiendo que una de las incógnitas estaba resuelta.

Y continuamos la semana como si nada esperando a que llegara Navidad para dar el regalo a nuestras familias.

Y mamá se fue directa a la nevera:

 – ¿Un poquito de jamón?

Y nos abrazó y lloramos por la buena nueva pero sin jamón…ni gambas…ni mucho turrón.

Y lloramos aquí y lloramos allí y siguieron llorando a 1500 km de distancia.

Y con la mejor versión de nuestros lloros acabó el extraño año 2016.

Espera, espera. El último día del año nos tenía aún guardada una sorpresa. El día 31 , ni uno antes ni uno después, empezaron las arcadas…

…ahora si estoy embarazada!

#MiVidaConTi – Semana 6/40 Estoy embarazada

15 días de retraso bien merecieron los 12 euros del test de embarazo pero lo guardé en la mesita de noche.

¡Imposible! Además, con ese dolor de ovarios, era cuestión de horas que el cansancio permitiera al óvulo caer.

Pero, ¿y el insomnio?

Desde que tengo uso de razón he dormido de tirón caaaada noche. Buenas noches a las 22.30h, buenos días a las 7h. Entre tanto ya podía comenzar un apocalipsis zombi o la tercera guerra mundial, que mi sueño era lo primero.

Pues bien, la última semana, durante mis 8 horas y media de coma, me venía ocurriendo de todo. Ahora tengo pis, ahora hambre, ¿será posible que tenga otra vez pis?, es que es imposible que este vaso de agua acabe con toda esta sed, calor, frío, ¿pis again?

Abrí el test de embarazo. Con tanto pis no me iba a resultar difícil realizarlo pero aconsejaban utilizar la primera orina del día. ¿De verdad? Para una embarazada, aunque todavía no tenga constancia de ello, es muy complicado saber cuál es el primer pipí del día.

¿Se considera primero cuando pasan las 00h? ¿Después del primer desayuno de la noche? ¿Después del amanecer?

Y aquí va el primer Magniconsejo para embarazadas:

 – ¿Haz lo que quieras y cuando quieras?

 – ¡No!

 – ¡Haz lo que puedas y cuando puedas!

Así que siguiendo esta premisa y notando ya mi vegija al borde de un ataque de nervios, consideré que las 3.00 era buena hora para denominar al pis primera orina del día y allí que fui.

 – PSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

  – II

Las dos rayas rosas fueron inmediatas. Estaba embarazada. Muy embarazada. Por mi mente pasaron 200 millones de cosas en un segundo. Cervezas, jamón, abdominales, familia, trabajo, pañales, escaleras, agosto… Nacho… Nacho…

 – Nachoooo. Despiertaaaa.

¡¡¡Estoy muy embarazada!!!

ño

Y hasta aquí la dulce espera o semana 6 de embarazo.

Firmado; la persona más impaciente que conozco: Yo.

#MiVidaConTi – Semana 5/40 Jirafas everywhere

7 días después la resaca finalmente desapareció pero se dejó por el camino un cansancio y un dolor de ovarios importante.

Durante el último año mis ciclos menstruales habían sido muy poco previsibles. Nervios, cansancio, preocupación, tristeza y algunos factores negativos más habían influido en que mi cuerpo funcionara a su propio ritmo.

Un mes más iba con retraso ¡Vaya novedad!

Así que la semana 5 de embarazo, todavía insospechado, la dediqué a saltar, correr, ir en bici, hacer abdominales, estiramientos y toda clase de ejercicios que ayudaran al óvulo a desprenderse.

Pero nada… esta vez parecía que nada funcionaba y ni el susto de la factura de la luz consiguieron que la prima del pueblo se presentase por casa.

Durante la semana 5 las únicas que se presentaron en mi vida fueron las jirafas.

Si, si. Habéis leído bien.

Ji-ra-fas.

74ae6b76662f73760fb5ccee715b8d3d.jpg

Y es que el subconsciente es maravilloso. Por lo visto, mi cuerpo no sabía como informarme de mi estado y lo intentó metiendo a este animal en mi mente durante las 24 horas del día.

Soñaba con jirafas, pensaba en cómo nacían, cómo crecían y cómo se reproducían, buscaba en Internet imágenes de bebés jirafa…

 – Ángela, ¿qué quieres para Navidad este año?

 – Una jirafa

 – ¿?¿?¿?¿?¿?¿?

 – ¿?¿?¿?

Pues bien, esto es lo que los expertos relacionan con un subconsciente lleno de jirafas:

“Soñar con jirafas se asocia a la llegada de noticias inesperadas, también a descubrimientos y revelaciones importantes en nuestra vida”

Para entonces 2 mm de ti seguían flotando en mi interior, agarrándose a la vida y desarrollando ya un microscópico corazón.

Llegó el momento de comprar un test de embarazo.

Y yo pensando en jirafas…

#MiVidaConTi – Semana 4/40 Es una Fiesssta

Yo nací justo después del baile.

Mi madre siempre cuenta que mis últimos días dentro de ella fueron una fiesta.

Pero una fiesta literal.

Agosto, fiestas populares y una madre bailonga se preparaban para recibir mi vida. Una vida que parecía presentir que, de momento, era mejor bailar con otras piernas. Así que esperé. Esperé a que el baile hubiera acabado para conocer el mundo con mis propios ojos. El Caribe Mix ’87 lo debía de saber de memoria en el momento en el que asomé la cabeza y entonces solo me dispuse a comer, a dormir y a esperar al siguiente verano, en el que con un poco de suerte ya podría mantener la verticalidad y mover las caderas por mi misma.

29 años después, y unas cuantas fiestas a mis espaldas, no se me ocurre mejor manera de celebrar una nueva vida que bailando.

Y aunque todavía no sabía que existías, me planté mi vestido verde y mis tacones y me dispuse a disfrutar de la cena de empresa con mis compañeros/amigos de trabajo.

Y vaya si disfruté.

IMG_20170401_085633_135

Comí lo que cacé, reí lo que vi, bailé lo que pude, grité reggaeton (esto ya es un clásico de las salas electrónicas), salté como nunca y bebí…más de la cuenta.

La semana 4 de embarazo fue una fiesta. Pero no una fiesta literal. Fue una fiesta de la que va con su resaca correspondiente. Sí, una de esas de las que duran 7 días con sus 7 noches, con sus yo ya no vuelvo a salir de fiesta y ni me hables de tomar la levadura de cerveza.

¿Dónde quedó la Ángela que salía 3 días a la semana y al cuarto se comía una paella tan a gusto?

Dicen que el mejor remedio para la resaca es tener menos de 25 años pero yo estoy decidida a pensar que la edad no importa y que esto no era una venganza por 4 quintos y solo eras tú dándome la primera lección de tu vida:

– Mamá, quizá la cerveza no sea el mejor alimento para mi salud y eso que todavía no compartes tu alimentación conmigo. Ah, y ves alejando el jamón de tu vida.

¡Vaya, nos salió exigente!

Estos 7 días te los recordaré mientras suba tu persiana algún domingo por la mañana.

– ¿Un poquito de jamón para desayunar?

#MiVidaConTi – Semana 3/40 Y…coincidir

Y me abrazó. Y yo le abracé. Y estallaron fuegos artificiales.

A partir de ahí una mezcla de ciencia y magia actuaron por dentro, sin dar ninguna pista, y comenzaron a crear una vida.

Tu vida.

De 200 a 300 millones de semillas entraron en mi cuerpo, alrededor de unas 500 se aproximaron a mi óvulo pero solamente una consiguió crear vida. Cada 12 horas este óvulo y su semilla duplicaron por dos su tamaño. Transcurridas 72 horas, esta unión ya tenía la información necesaria para definir tu sexo, tu color de ojos, color de pelo e incluso algunas características de tu personalidad.

MARAVILLOSO

¿No os sentís ahora mucho más especiales?

En el año 1987 el planeta tierra contaba con 5.000 millones de personas pero un tal Alfredo y una tal María decidieron hacer estallar fuegos artificiales. Y entre los miles de óvulos que tenía María y las millones de semillas de Alfredo, nací yo.

¡¡¡Y ME CREÍA DEL MONTÓN!!!

¿No os sentís ahora mucho más responsables de vuestra vida, de vuestra felicidad?

Somos una casualidad demasiado remota como para desaprovecharla. Si ese fuego artificial, si ese día, si esa persona… somos tan fácilmente no “ocurribles” y tan afortunados de ser…que a veces me pregunto porqué nos preocupan tanto las pequeñeces de la vida. Idas, venidas, trabajo, dinero…

Es un milagro que seamos pero somos, del verbo SER.

¿No puede eso con todo?

¿No os hace sonreír?

En fin a lo que vamos. La semana 3 de embarazo transcurrió, todavía, sin ninguna apariencia de serlo.

Coche, trabajo, casa, limpieza, cocina, cena y a dormir. Y así pasaron los primeros 7 días en los que tu viviste con mi y yo ni siquiera acaricié mi ombligo para darte energías para crecer.

234e97a24818df2ff64e5c5ce3b85889.jpg

 

“Tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio y… coincidir”